Un nuevo medio de comunicación para un futuro en el que la alfabetización digital juega un papel central. Pau Llop, arropado por el equipo al completo de Nxtmdia, lo ha presentado el proyecto en el II Congreso Internacional de Alfabetización Tecnológica.

A continuación, las diapositivas que han ilustrado la breve intervención de Pau.

Si quieres profundizar, te dejamos un extracto de la ponencia (que te puedes descargar aquí). En breve colgaremos el vídeo. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda. Esto es lo que ha dicho Pau:

“Las funciones teóricas comúnmente aceptadas de los medios de comunicación han sido siempre informar, formar y entretener. No obstante, no es ningún secreto que los ‘medios tradicionales’ llevan tiempo sin atender su segunda misión.

Además, durante los últimos años asistimos a un evidente proceso en el que -olvidada la formación de las audiencias-, las fronteras entre las otras dos funciones, la información y el entretenimiento, se difuminan.

Los medios de comunicación tradicionales hace mucho tiempo que derivaron su papel ‘garantista’ de la sociedad ante el poder establecido hacia el interesante camino del ejercicio del famoso ‘cuarto poder’ que esa función les otorgaba ‘de facto’. De esta manera, los medios toman posesión de ese poder y lo ejercen en función de los diversos intereses propios de los grupos mediáticos a los que pertenecen, sean regionales o emporios mundiales. Esa diversidad de intereses privados aparece ante la opinión pública como una pluralidad mediática disfrazada, como un reflejo de los diferentes intereses que se encuentran en la sociedad, cuando en realidad no se trata más que de líneas estratégicas encaminadas a asegurar aquellos intereses privados.

Una de las consecuencias de esta estructura real mediática la vemos en la ‘espiral del silencio’, la conocida teoría formulada por Elisabeth Noelle-Neuman que asegura que un individuo es mucho menos propenso a expresar su opinión respecto a un tema (social, político, etc.) ante los demás si piensa que su postura es minoritaria, por miedo al rechazo y la exclusión por parte de la mayoría. Los medios tradicionales tienen un gran poder en la percepción de la realidad del ciudadano y por tanto de toda la opinión pública. De esta manera, los medios tradicionales tienen poder para que la opinión pública respalde intereses ante el poder político que, como veíamos, son privados.

Así pues, ante esta estructura, se hace comprensible que:

1- Los medios de comunicación tradicionales ejercen su poder para influir en otras esferas de poder, sea el judicial, el político o el económico.

2- Se valen para ello de la influencia en la ‘percepción’ de la ‘opinión pública’, ‘ente’ que a efectos prácticos representa la ‘comisión permanente’ de la soberanía popular, a la que se someten los poderes políticos (en tanto que ciudadanos) y económicos (en tanto que consumidores).

3- Para la supervivencia de esta estructura, es necesario que el canal sea unidireccional (prensa tradicional y radio y televisión actuales) y, en caso de que se abran nuevos canales bi- o multidireccionales, como el caso de Internet, el control sobre éstos reproduzca el modelo vertical analógico. Para que esto sea así, la formación de las audiencias nunca ha de ser encaminada a dotarlas de conocimientos suficientes para que adquieran la capacidad de ejercer un derecho constitucional, el de transmitir información veraz, que los medios tradicionales se arrogaron hace tiempo como privilegio ante la ingente inversión necesaria para establecerse como emisor de masas en el mundo analógico.

8