En PeriodismoCiudadano.com se hacen eco de una noticia de Associated Press en la que se hace una necesaria diferencia entre lo que es periodismo ciudadano y lo que es directamente gamberrismo, o mejor dicho, un delito.
El caso tiene lugar en una escuela estadounidense y se trata del ataque a una estudiante, que fue grabado con un teléfono móvil (formando parte de un plan premeditado), y posteriormente colgado en YouTube, Google Video y MySpace. Algo que tristemente, ya hemos vivido en nuestro país.
Aunque este caso está fuera de toda duda y solamente hace falta sentido común, sí que debería considerarse que, en esa necesaria formación de los ciudadanos para que puedan ejercer su derecho de informar, se tenga en cuenta no solo la forma de contar una noticia o ilustrarla, sino también el concepto mismo de lo que es una noticia y del interés social de una información.
Parece necesario, en un tiempo donde los medios masivos están dominados por la “prensa rosa” y la relativización de lo que es noticia, para tratar de atajar el riesgo de que el periodismo ciudadano se convierta en un nuevo refugio del periodismo amarillo.