Figura 1: primer intento de marca, rechazado por el cliente